Seis gráficos sobre el dólar tras el cepo hard: más brecha y menos reservas

5 noviembre, 2019

Luego de las nuevas medidas del BCRA, esperan que las reservas sigan apuntando a la baja, aunque a un ritmo menor. Además ven una ampliación de la brecha.

La implementación de nuevas medidas cambiarias vino de la mano del resultado electoral que dio a Alberto Fernández como ganador de las elecciones y lo consagró como presidente electo. El Banco Central (BCRA) inmediatamente respondió haciendo que el cepo sea más restrictivo , teniendo como objetivo llegar al 10 de diciembre próximo. Además, y en búsqueda de la misma meta, se comenzó a resolver la bola de nieve de las Leliq . Pese a estas medidas, el mercado ve un riesgo de que la brecha cambiaria continúe y que se extienda las perdidas de reservas internacionales.

El proceso electoral llevó a un importante deterioro de las condiciones financieras , haciendo que el tipo de cambio oficial e implícito se dispare, de la mano de un proceso de dolarización de portafolios importante. Todo ello empujó al Gobierno a ser más restrictivo en el mercado cambiario en pos de cuidar las reservas internacionales.

“Los flujos financieros del sector privado siguieron pesando en septiembre y la evolución del tipo de cambio implícito en las cotizaciones de los activos financieros sugiere que las fuertes salidas de capitales continuaron. Evitar que las presiones financieras se trasladen a la economía real parece deseable cuando están originadas en incertidumbre sobre políticas. Sin embargo, evitar un default es igual de importante y por eso, el gobierno eligió introducir nuevos controles que, aunque dañinos, permiten evitar una depreciación mayor y salvaguardar las reservas hasta que el próximo gobierno anuncie su programa”, sostuvo Adrian Yarde Buller, economista Jefe de Grupo SBS.

Pese a que el objetivo del BCRA sea claro en relación al cuidado de las reservas , es esperable que las mismas sigan sufriendo en los próximos meses. Así lo señalaron los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) quien dijeron en un informe que, con la implementación del “cepo hard”, la corrida contra pesos se terminó, aunque la caída de reservas continuará.

En un informe elaborado por los analistas de la compañía y enviado a sus clientes, señalaron que en la semana pre-electoral, las reservas cayeron u$s 3345 millones (o u$s 789 millones diarios) y en la semana post elecciones (con el cepo Hard), la caída de reservas bajó a u$s 90 millones diarios, e incluso el BCRA compro dólares.

“ En las próximas semanas la caída de reservas continuaría bien explicada por la salida de depósitos en dólares y pagos del gobierno ”, proyectaron desde PPI.

Concretamente, las reservas internacionales brutas se encuentran en u$s 43,289 millones, mostrando una caída en lo que va del año de 34,2% y marca así su mayor retroceso anual en términos porcentuales desde 2002. Si la perdida de reservas se lo toma desde el pico de u$s 77.300 millones, se observa que la baja es mucho mas importante y con una aceleración mayor, superando el 44% de caída desde mayo a la fecha.

¿Hasta cuándo habrá dólares?
Si bien las reservas brutas son abultadas, desde el mercado hacen cálculos sobre cual es el tamaño de las reservas netas y de libre disponibilidad con las que cuenta la entidad financiera para hacer frente a las urgencias de deuda y cambiarias de corto plazo. Así, el BCRA impidió que las personas físicas puedan comprar más de u$s 200 al mes

Los analistas de Consultatio destacaron que, con la profundización de los controles cambiarios, el Gobierno le dio un golpe importante a la demanda de dólares y que, con este nuevo marco, no sería ilógico pensar que la formación de activos externos del sector privado no financiero caiga a u$s 300 millones por mes , similar al promedio del periodo del cepo 2011-2015.

“En este contexto, las reservas netas del BCRA (que hoy estimamos en torno a los u$s 9000 millones) podrían alcanzar, de alguna manera muy ajustada, hasta fin de año que viene sin interrumpir pagos de deuda en dólares. Sin embargo, esto requerirá habilitar el pago de deuda pública con reservas, cuestión a la cual el FMI se opondría enfáticamente”, dijeron desde Consultatio”.

De todos modos, desde la compañía alertaron que si las condiciones se tornan mas diificiles, entonces las reservas netas se podrían agotar a mediados de año.

Desarmando las dos bombas de corto plazo del BCRA
Otra de las urgencias que atacó el BCRA es lo relacionado con las Leliq ya que la entidad monetaria eliminó a los bancos la posibilidad de integrar parte del encaje de los depósitos a la vista con Leliq desde noviembre.

Nery Persichini, head de estrategia de GMA Capital señaló que la entidad dirigida por Guido Sandleris puso en marcha la maquinaria no solo para “llegar” al 10 de diciembre sino también para preparar el terreno para la economía “albertista”. Para Persichini, el cambio de timón fue evidente.

En lo que respecta al desarme de la bomba de Leliqs, Persichini aclara que, hasta ahora, de los 45 puntos porcentuales que había que encajar por cajas de ahorro y cuentas corrientes en pesos, los bancos grandes podían integrar 10 puntos porcentuales con Leliq (los restantes 35 puntos porcentales con cash).

“Con la nueva norma ahora tienen que integrar los 45 puntos porcentuales con cash. Esta medida implicaría una reducción del stock de Leliq de $ 154.000 millones o del 20% . Dado que los bancos públicos tienen el 44% del stock de Letras de Liquidez, con la caída estimada los bancos privados quedarían con solo $ 336.000 millones de Leliq”, sostuvo Persichini.

El futuro de la brecha
El BCRA pudo comenzar a atacar el problema de la Leliq, buscando que la misma apunte a la baja gracias a que previamente implementó medidas tebiendtes a un control cambiario más restrictivo. Sin embargo, operadores esperan que la brecha del dólar siga apuntando al alza.

Actualmente la brecha entre el dólar mayorista y el contado con liquidación es del 35,6%. En el cepo de la era kirchnerista, la brecha llegó al 80% casi dos años desde su implementación. De esta manera, la disparada de la brecha actualmente es más rápida que lo que se vio en el control de cambios pasado.

Para el un operador de cambios de un banco local, dada la inflación actual, es esperable que el dólar sigue yendo al alza, pero con un control cambiarios estricto, la devaluación se vislumbraría solo por la ampliación de la brecha, es decir, el dólar oficial que debería quedarse estancado y el contado con liquidación al alza.

“Es esperable que la brecha continúe ampliándose en los próximos meses. Cuanto mas restrictivo sea el mercado cambiario y menos sean las puertas de salida para la dolarización, la brecha tenderá indefectiblemente al alza. No es de extrañar que volvamos a niveles vistos en el cepo K. Si los demás desequilibrios no se corrigen, es incluso esperable que la misma supere el 80% en el próximo año”, sostuvo.

Fuente: Link

RELACIONADOS