La inflación se disparó al 5,9% en septiembre: por qué el Gobierno cree que ahora llega el alivio

17 octubre, 2019

A pocos días de que se produzca el segundo debate presidencial y a poco más de una semana de las elecciones presidenciales, el Gobierno de Mauricio Macri recibe el frío golpe de la estadística oficial: la inflación fue de 5,9% en septiembre, con lo que los precios marcaron la mayor suba del año durante ese mes.

De esta manera, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec acumula un incremento de 37,7% en lo que va del año y de 53,5% en los últimos 12 meses.

El número de septiembre marca la mayor inflación del año y la mayor desde septiembre de 2018, cuando fue de 6,5%. Tanto en el año pasado como en el actual, la aceleración inflacionaria se puede atribuir a una brusca disparada del dólar.

De hecho, tras la devaluación posterior a las elecciones PASO del 11 de agosto, la inflación de ese mes se elevó al 4% luego de haber tocado un mínimo de 2,2% en julio. El hecho es que recién en septiembre se terminó de registrar con toda su fuerza el traspaso a precios de la última suba del dólar.

No obstante, desde el Gobierno anticipan un importante freno al avance de los precios durante octubre, debido a la estabilidad de la cotización de la divisa estadounidense, a la estabilidad de las tasas de interés y a las medidas “anti crisis”.

“Para acotar la suba de los precios y mitigar su efecto en los hogares, particularmente los de menores ingresos, el Gobierno Nacional lanzó una serie de medidas. Dispuso la eliminación del IVA para productos de la canasta alimentaria (para consumidores finales) lo que amortiguó la suba de los precios de los alimentos. A ello se suma la decisión que el Gobierno Nacional de no aplicar nuevos aumentos a las tarifas de servicios públicos hasta fin de año”, señalaron fuentes del Banco Central.

La autoridad monetaria también destacó que la política monetaria contractiva y los controles de acceso al mercado de cambio (“cepo”), “permitieron estabilizar el tipo de cambio, y que la inflación retome su sendero decreciente a partir de octubre”.

“En octubre, los indicadores de alta frecuencia muestran que la inflación será significativamente menor a la de septiembre, reflejando que la inflación retomó el proceso de desinflación”, anticipan.

Desde el ámbito privado, el analista Francisco Mattig de Consultatio Plus señala que “el índice fue alto, pero en línea con lo que se esperaba dada la dinámica del tipo de cambio en septiembre, el primer mes en este nuevo período de controles cambiarios”.

No obstante, advierte sobre el futuro: “En octubre claramente el número va a ser menor, pero luego en noviembre todo dependerá de cómo se desarrollen los eventos políticos.

Las mayores subas
Al analizar cuáles fueron los rubros que recibieron el mayor impacto inflacionario en septiembre, se destaca la suba en “Prendas de vestir y calzado”, que se disparó un 9,5%. Luego siguieron “Salud” (8,3%), “Recreación y cultura” (7,6%), “Equipamiento y mantenimiento del hogar” (7,4%), “Comunicación” (6,7%) y “Bienes y servicios varios” (8,2″).

Con una suba importante, pero por debajo del promedio, se encuentran “Alimentos y bebidas no alcohólicas” (5,7%), “Bebidas alcohólicas y tabaco” (5,7%) y “Restaurantes y hoteles” (5,2%).

La inflación núcleo fue de 6,4%, mientras que los precios de los regulados y de los productos estacionales ascendieron a 3,4% y 8,5%, respectivamente.

En tanto, los precios de los bienes crecieron 4,42% y los de los servicios, 1,38%, de acuerdo con el organismo estadístico oficial.

La aceleración inflacionaria que se vivió en agosto y septiembre, que ya había sido anunciada por consultoras privadas, formó parte del debate presidencial del domingo pasado.

“Un lugar donde el gobierno de Macri fracaso rotundamente es en la economía. Nunca entendió cómo funciona. Creyó que para combatir la inflación tenía que atacar el consumo”, lanzó el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández.

Por su parte, el Presidente Macri remarcó que la inflación es una cuestión histórica en la economía Argentina, al decir que el país lleva “80 años con una inflación promedio de 60% y pobreza promedio de 35% hace 30 años”.

El Gobierno prevé baja en octubre
El presidente del Banco Central de la República Argentina, Guido Sandleris, proyectó la semana pasada una inflación en baja para octubre y aseguró que las reservas brutas son más que suficientes para llevar una política monetaria y cambiaria consistente, más allá del 27 de octubre y del 10 de diciembre.

“A medida que baje la inflación bajará la tasa de interés; hay espacio para que las tasas bajen en la medida en que la inflación baje”, dijo Guido Sandleris, al anticipar el Informe de Política Monetaria que el Banco Central habitualmente emite en simultáneo con la difusión de los indicadores de la evolución de inflación que elabora mensualmente el Indec.

“El horizonte con el que trabajamos (desde el Banco Central) no termina el 27 de octubre ni el 10 de diciembre” dijo Sandleris, quien aseguró que “las reservas brutas, en torno a US$ 48.000 millones, son más que suficientes para llevar una política monetaria y cambiaria consistente”.

Recordó que en unas semanas se reunirá el Comité de Política Monetaria (Copom) y “definirá el piso de la tasa de interés de referencia para noviembre; habrá espacio para que las tasas de interés se vayan reduciendo”.

El presidente del Banco Central apoyó su afirmación de que la inflación se ubicará a la baja en octubre al explicar que los “indicadores de inflación de alta frecuencia, que no son los mismos que sigue el Indec, están proyectando para este mes un 3,22%, luego de que ese mismo indicador les marcara un pico anual en septiembre pasado, con 5,87%”.

Para Sandleris, estos indicadores de inflación de alta frecuencia venían descendiendo desde marzo, cuando marcaron 4,11%; siguiendo en abril con 3,66%; luego, 3,15% en mayo; 2,32 en junio y 2,07% en julio, pero aclaró que “en agosto se produjo una ruptura” de esta tendencia al subir a 3,81%.

“En agosto se produjo un quiebre muy claro de la tendencia, porque las expectativas e incertidumbre post PASO, generó un impacto más allá de lo que pudiera hacer el Banco Central”, dijo Sandleris.

Según Sandleris, “necesitamos consensos políticos básicos sobre lo monetario y lo cambiario”, un concepto que reiteró en más de tres oportunidades durante la conferencia de prensa que ofreció en el Banco Central.

En ese sentido, puso como ejemplos cercanos de estos consensos políticos básicos sobre política monetaria y cambiaria a algunas de las economías vecinas.

“Chile alternó gobiernos de uno y otro signo y no modificó su política monetaria. Lula no modificó tampoco cuando asumió el poder en Brasil. Paraguay en 2006 profundizó los lineamientos de política monetaria y cambiaria que venían desde los gobiernos del Partido Colorado”, enumeró Sandleris, para reafirmar que “el análisis deja muy clara la importancia de estos consensos políticos básicos”.

El jefe de la máxima autoridad monetaria argentina explicó que el camino que tomaron esos países para bajar la inflación se basaron en “no gastar más de lo que se recauda; mantener una tasa de interés positiva y un aumento de la productividad con una mayor integración al mundo”.

“Ningún esquema económico puede ser exitoso sin los consensos políticos básicos”, reafirmó una vez más.

Sandleris aclaró que este informe de política monetaria es de carácter trimestral y que sale en esta ocasión, antes que el Indec divulgue la tasa de inflación de septiembre último, en virtud de que él deberá viajar a Estados Unidos a reuniones del G20 y por otras actividades.

Sandleris ratificó la política monetaria al reseñar que “para construir una economía sana, tenemos que cuidar a los ahorristas” mediante la aplicación de una “tasa de interés positiva”.

Aseguró que por esta política monetaria vigente, “los bancos recuperaron rápidamente liquidez”, luego de los retiros de depósitos que se registraron inmediatamente después del 11 de agosto, día en que se realizaron las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).

Fuente: Link

RELACIONADOS