El dólar se vende a 44,80 pesos en Posadas

29 julio, 2019

Es el valor de la moneda en casas de cambio de la Capital misionera. En Buenos Aires aseguran que el Gobierno quiere que el BCRA utilice en las próximas dos semanas los recursos que tiene a mano para mantener la calma del dólar, a pesar de las mayores presiones de la semana pasada.

Continúa la cuenta regresiva de cara a la primera gran encuesta nacional acerca de cómo viene la imagen de los principales candidatos a presidente, las PASO, y desde el Ejecutivo piden al Banco Central que haga lo posible para mantener un objetivo: la calma cambiaria. Sólo quedan diez días hábiles hasta el 11 de agosto y desde el oficialismo quieren evitar cualquier elemento que pueda jugar en contra de una potencial elección, y por ello ha pedido al organismo que dirige Guido Sandleris que tome las medidas necesarias para que persista la estabilidad del dólar.

Durante la semana pasada, si bien no hubo un salto cambiario brusco, como los registrados entre febrero y abril, el dólar mantuvo una marcada tendencia ascendente, al menos hasta el viernes, cuando finalizó con una ligera baja. En los últimos cinco días hábiles, el billete registró un avance del 2,1%. En medio de la mayor incertidumbre política, el BCRA debió recurrir a distintos mecanismos para contener el avance del tipo de cambio, como son las intervenciones en el segmento de futuros, o convalidar aumentos en la tasa de referencia de la economía (Leliq), que el viernes cerró en 59,587%. En esta línea, desde el Ejecutivo se mostraron conformes con el desempeño del organismo del viernes y celebraron el hecho de que el riesgo país volvió a ubicarse por debajo de los 800 puntos básicos.

La semana pasada, el Banco Central, a través del Comité de Política Monetaria (COPOM), resolvió pasar el cálculo de la meta de la base monetaria a bimestral, con el fin de tener un mayor margen para cumplir con su objetivo, decidió mantener el piso del 58% de la tasa de las Leliq en 58% hasta que se conozca el próximo dato de inflación y decidió elevar en 3 puntos porcentuales la tasa de encajes para fomentar las tasas en pesos y evitar la salida de los depósitos a plazo fijo. Todo esto con el objetivo de darle cierto respiro, al menos temporal, a la economía.

Desde Consultatio señalaron que “el resultado de las PASO será clave por dos razones: revelará las preferencias de la sociedad de una manera mucho más precisa que las encuestas, pero fundamentalmente porque gatillará un círculo virtuoso o vicioso que influirá materialmente en los resultados de la primera vuelta (octubre)”. “Concretamente, un ‘buen’ resultado para el gobierno extiende la pax cambiaria y estabilidad financiera, mejorando sus chances de cara octubre, y viceversa: un ‘mal’ resultado para el gobierno altera este sendero y refuerza las chances de la fórmula Fernández-Fernández”, explicó. “En nuestro último reporte sostuvimos que en este corto camino a las primarias es posible que los precios de los activos se muevan alrededor de una suerte de ‘equilibrio momentáneo’ del que sólo se saldrá después del 11 de agosto”, agregó.

Utilizar al tipo de cambio como ancla nominal de la economía suele ser una de las herramientas predilectas de los gobiernos en Argentina, ya que este permite un descenso en la tasa de inflación sin tomar demasiadas medidas adicionales. El problema es que se termina generando una apreciación del tipo de cambio real, que conlleva a un déficit en las cuentas externas y no suele ser sostenible. De todas formas, tras la devaluación del año pasado, el tipo de cambio sigue ubicándose en niveles competitivos, de modo que por el momento no hay un riesgo en este sentido, pero es necesario evitar que esta excepción termine siendo la norma, como la historia argentina indica.

FUENTES: Dos Arroyos Casa de Cambio – Ámbito Financiero

Fuente: Link

RELACIONADOS